«Fetiche de Pescado» Canal de Telegram.

Lithany: de las mesas de poker a apostar por formar mentes ganadoras

¿Qué es lo que más te gustaría hacer en la vida si el dinero no importara? La respuesta a esta pregunta le permitió a Rodrigo Río darse cuenta de que su razón de ser en el mundo era ayudar a los demás. Eso lo llevó a pasar de intentar batir niveles en las mesas de poker a convertirse en un genuino coach y mentor que despierta el mayor potencial mental en profesionales del poker, el trading y los e-sports.

Lithany: de las mesas de poker a apostar por formar mentes ganadoras

Escrito por: Jorge Mario Loaiza

Un fold al poker para ganar una nueva apuesta por la vida

Hablar con Rodrigo Río, más conocido en el ámbito del poker y las actividades profesionales mentales como Lithany, es encontrarse con una historia que parece estar siempre dispuesta a contarse de nuevo, pero, yendo más allá, quiere empezar a involucrar la tuya misma. Las palabras de Rodrigo envuelven. De cada idea que transmite saltan tres ejemplos. Se permite pausas para plantearte paradojas. Te aborda con una sencillez que embelesa, pero que termina por ser también decididamente reveladora.

Lithany hizo sus primeras apuestas con el poker en busca del éxito profesional como jugador. A pesar de haber logrado buenos resultados y verse en franco avance por la senda que permite ejercer esta disciplina con la rentabilidad necesaria para vivir bien de ella, Rodrigo fue viendo que su motivación hacia el poker se extinguía y que el agobio de la rutina lo llevó a pensar que al margen del dinero que pudiera ganar, quería dedicarle la vida a otra cosa.

“Yo tenía buenos resultados, pero no estaba contento con la parte emocional que implicaba el juego. Un amigo íntimo, mi mejor amigo en realidad, llevaba tiempo diciéndome que quizá debía dedicarme a otra cosa. Un día me hizo una pregunta, que fue qué haría yo si el dinero no importara. Yo le respondí que me dedicaría a ayudar a la gente, que era algo que me gustaba mucho. En aquella época yo patinaba y cuando salía a hacerlo, pensaba en muchas cosas y reflexionaba y aquellos pensamientos los escribía y los publicaba en un blog que había en EducaPoker. Me pasaban muchas cosas emocionales que me hacían reflexionar sobre el mundo del poker”, detalla el entrevistado.

Con base en estos pensamientos, Río fue dándose cuenta de que sus situaciones de conflicto eran comunes entre sus colegas de las mesas, por lo cual seguro había algo más allá del poker en sí mismo que motivaba esa sensación de malestar a pesar incluso de estar siendo exitoso en una carrera en esta exigente disciplina: 

A veces me sentía desmotivado; en otras tenía ‘tilt’. Otras (veces) pasaba por el resultadismo, me bajaba la autoestima, se me disminuía la confianza… Bueno, todos los grandes ‘leaks’ (debilidades, fugas) por los que puede atravesar un jugador profesional dentro de su carrera. Así que decidí que, bueno, era el momento de formarme. Entonces, estuve durante cuatros años estudiando por mi cuenta. No fui autodidacta puro, porque un autodidacta puro es el que aprende por él mismo. Tengo algo de autodidacta puro y es lo que he aprendido a través de la reflexión propia; pero en general me dedicaba a leer todos los artículos que podía, a leer libros, a reflexionar y empecé a trabajar de manera gratuita con algunas personas”, anota Lithany.

Después de ese comienzo casi a tientas en el campo de la formación como coach y mentor, Rodrigo ha llegado a consolidar una imagen que respalda con las credenciales que le otorga haber llegado a trabajar con cerca de 700 personas que compiten a nivel profesional, no solo en el poker, sino también en los esports y en el campo del trading. Pero conseguir luces para convertirse en referente de un público tan numeroso fue un proceso dispendioso, que implicó años de hacer paso a paso un prolongado camino.

Testimonios de Rodrigo Lithany como coach de jugadores de poker de alto rendimiento

Hicimos clientes. Fui cogiendo experiencia y fui descubriendo que aquello que yo más necesitaba o que habría necesitado para hacerme un jugador de poker de manera sostenible, no era algo (solamente) mío, sino que era algo que le pasaba también a la gran mayoría de jugadores. Así, en 2014 o 2015 me apunto a un curso de coach. Hago una formación en ese campo y me doy cuenta de que no voy para nada mal encaminado y, de hecho, me doy cuenta de que sé bastante y de que eso me aporta un valor diferencial, pero al mismo tiempo más escaso de lo que yo pensaba; lo cual es un gran descubrimiento”, detalla Rodrigo, al referirse a los inicios de su ejercicio en el coaching.

De esos tímidos comienzos, Lithany avanzó hasta llegar a ser prácticamente un hombre empresa que ha puesto su conocimiento, metodología y estrategia al servicio de quienes requieran esas herramientas para potenciar sus capacidades y ahondar en la construcción de una mentalidad ganadora que los lleve a alcanzar los resultados, objetivos y metas que se hayan propuesto. 

Con destacados clientes entre los que se cuentan prácticamente todos los jugadores top del poker hispano; podemos destacar que Farid Jattin, Ramiro Petrone, Joaquín Melogno, ZeroS Poker y Juan Manuel Pastor, son solo un puñado de los innumerables grinders que han comprobado lo mucho que puede aportar un coaching o una mentoría bajo la batuta de este innovador ibérico.

En heads up con Lithany

En días recientes, nuestra redacción tuvo la oportunidad de entrevistarse con este reconocido coach y mentor, diálogo que terminó por ser toda una introducción a las ideas que ofrece en sus cursos. Más que conceptos o planes de acción, las palabras que expresa Rodrigo son señas de un camino que articula la vida como un diseño al que puede apuntarse siempre desde la mente, al despertarla con la visión correcta.

En ese sentido, tratamos de dejar casi intactas sus palabras, para permitirle al lector que sea el mismo Lithany quien presente su ser y qué hacer, guiado por la elección de encender y orientar la luz del faro, para ayudar a quien elige contar con él, a llegar a buen puerto.

  • Worldpokerdeals: ¿Decidiste quedarte definitivamente del lado de ejercer como coach y mentor o el hecho de permanecer en contacto con tantos jugadores de alto nivel y ver sus logros, también te motiva a volver a buscar un lugar en las mesas?

Lithany: Para nada, para nada (risas). Yo me desprendí primero del póker y luego empecé a trabajar la otra parte. Lo primero fue desvincularme emocionalmente del poker, porque sabía que si no hacía esa ruptura desvinculativa, la inversión de tiempo no iba a ser equitativa. Para poder tener éxito en el poker, tienes que dedicarle muchas horas. Y yo al estudio del coaching le estaba dedicando entre 14 y 16 horas al día. Todo el día. Entonces me desvinculé totalmente del mundo del poker, en el sentido de ser jugador. Dejé de jugar en el 2010, hace ya mucho tiempo. Y me dediqué full time a prepárarme y a trabajar.

  • WPD: A partir de tu experiencia en el acompañamiento de jugadores ¿cuáles has notados que son las causas más frecuentes de esa pérdida de motivación que te llevó a ti a cambiar de rol y de proyecto de vida?

L: Generalmente, la razón por la que un jugador de poker se desmotiva, es que, o bien ya ha cumplido sus objetivos, o sus objetivos están mal formulados. Ese el motivo principal. El que quiere llegar a NL1000 y ha llegado a NL1000, se siente desmotivado. El que quiere ganar, no sé, 300.000 euros y los llega a ganar, se siente desmotivado.

Es decir, lo que principalmente desmotiva es la falta de metas, bien sea porque las has conseguido, o porque finalmente son metas que no dependen de ti. Hay mucha gente que se pone metas económicas, sin darse cuenta de que las metas económicas no dependen directamente de uno, entonces eso genera mucha desmotivación.

Explicado de otra manera, un poco más técnico, hay dos motivaciones que tiene la persona, que son la motivación intrínseca y la motivación extrínseca. La motivación intrínseca es la que tienes tú cuando haces tu profesión y te las pasas bien haciéndola, al margen de que tengas buenos o malos resultados. Luego está la motivación extrínseca, que es cuando el premio viene de afuera. En el poker, el premio clásico es el dinero. Cuando dejamos de jugar al poker porque nos divierte y empezamos a jugar al poker para ganar dinero, si ese dinero no llega, es normal que nos sintamos desmotivados. Por eso, generalmente, cuando alguien tiene objetivos, da igual que el dinero no llegue, porque él irá viendo cómo avanza hacia esos objetivos.

  • WPD: ¿Cómo lograste un posicionamiento como coach y mentor en un medio en el que ya tenías antes un rol de jugador?

L: Yo me crie con Raúl Mestre, uno de los jugadores españoles más conocidos. También tuve la oportunidad de conocer a Bedo, a Jordi, a Vincent, a mucha gente que al día de hoy tiene nombres muy grandes. Pero yo siempre he sido una persona muy reservada, en el sentido de que no me ha gustado mezclar amistad con trabajo. Entonces yo pude aprovechar muchas oportunidades que tenía, porque básicamente Raúl Mestre, que era muy amigo mío, era el fundador de EducaPoker, así que pude haber cogido eso. Solo se lo comenté. Le dije que me iba a dedicar a hacer esto y básicamente me empezó a impulsar con contactos. O sea… Había muchas personas que me conocían, que ya habían hablado conmigo o con las que ya había hablado en otras situaciones, de manera gratuita siempre; entonces fue sencillo empezar a conectar gente.

Después, se corrió la voz. En EducaPoker cree un blog: “Me estoy dedicando a esto. Si alguien quiere ayuda, pues que me contacte". Entonces fue bastante natural y sencillo en realidad. Poco a poco fueron llegando clientes. El voz a voz iba haciendo su trabajo, o bueno, el boca a oreja. La gente iba pasando el mensaje: pues a mí me ha ayudado Lithany, dile que te contacte. El chaval sabe lo que dice.

De verdad, puedo decir que fue muy fácil. Yo nunca he hecho marketing, por ejemplo. No he promocionado la página web, no he hecho ese tipo de cosas. He tenido la fortuna de que la gente ha hablado bien de mí, y es por eso que hasta puedo dar esta entrevista también (risas).

Ser coach es un trabajo muy gratificante

  • WPD: El trabajo de ser coach, además de agotador, debe ser como un ejercicio de doble vía. Debe ser un oficio en el que estás entregando un saber, pero recibiendo también mucho aprendizaje a partir de lo que visualizas con cada jugador. Cuéntanos un poco sobre eso.

L: Es un trabajo muy gratificante. Yo hago dos trabajos: uno es el mentoring y otro es el coaching. El coaching lo utilizo más como una herramienta del mentoring. Yo hago mentorías. Una mentoría consiste en que un experto en un tema te diga cómo hay que hacer las cosas y las ajuste concretamente a tu manera de funcionar. Y el coaching lo utilizo muchísimas veces como una caja de herramientas para obtener la información necesaria para después poder hacer una mentoría de mayor calidad. En el proceso de mentoring, obviamente te formas tú, pero hablar con la gente y ver lo que les funciona, ver cómo reflexionan ellos, cómo reflexionas tú, cómo se avanza, es algo extremadamente enriquecedor.

Yo siempre he dicho que yo tengo la fortuna de aprender con mis chicos y mis chicas al mismo tiempo que además me pagan y, además, les ayudo. Es una panacea para mí, porque es un intercambio de valores. Das conocimiento y, a la vez, bienestar. Y te aportan dinero. Pero, como bien dices, se aprende muchísimo de ellos. Entonces yo voy aprendiendo mucho de esto.

Por ejemplo, el libro que he publicado: “Tu vida, tu videojuego”, nace de una “gamificación” que hice exactamente cuando trabaje con ‘Bedo’, uno de los que para mí son los tres jugadores españoles por excelencia, sumando a ‘Cejakas’ y Raúl Mestre.

Bedo’ ganó muchísimo dinero jugando al póquer y trabajando con él empezamos a “gamificar” su situación y al gamificarla, me di cuenta de que utilizábamos continuamente ejemplos con videojuegos y pensé: “¡Ostras, pues de esto se puede hacer un libro!”. Aparte de que ya había reflexionado algún día sobre el tema, eso fue lo que hizo saltar la chispa. Entonces fíjate hasta qué punto aprendo trabajando con diferentes personas. Al haber trabajado con casi 700 individuos, 700 personas, a lo ancho del globo, tienes opción de aprender muchísimo.

Trabajar con Pastor (Juan Manuel) es muy enriquecedor. Trabajar con Gustavo Morales, con Ramiro Petrone, con Melogno (Joaquín), pues son personas que te van aportando mucho, porque ellos tienen también una manera muy especial de ver la vida, que te permite profundizar.

Trabajar con Paul Witter, por ejemplo, me ayudó muchísimo a potenciar mi lado más empresarial. Entonces siempre hay un feedback, porque al fin y al cabo tienes que entender cómo piensan, tienes que comprender cómo funcionan y, quieras o no, eso te va impregnando.

Información incompleta: poker, trading, y gaming

  • WPD: Vemos que integras en tu trabajo las facetas o probabilidades de profesionales en el poker, profesionales en trading y profesionales en e-sports. ¿Qué cercanías y que distanciamientos se dan entre esos tres roles, o hasta dónde crees que se pueden integrar?

L: Si te das cuenta, son puramente iguales. Son personas solitarias. Son personas que piensan fuera de la caja. Son personas que tienen actividades atípicas. Son personas que se han tenido que forjar ellos mismos un espacio, un camino en un mundo complicado. Los jugadores de poker actuales no tanto, pero los iniciales, con los que yo empecé a trabajar, tenían todo eso en común. Y son jóvenes que quieren dedicarse a algo y quieren monetarizarlo sin saber si lo van a lograr o no.

Al mismo tiempo, son trabajos que generan muchísimo malestar, en los que tú eres el jefe, en los que tienes que autogestionarte a nivel fiscal, a nivel personal; en los que falta muchísima información, en los que está todo por descubrir, porque incluso al día de hoy, cuando alguien empieza a jugar al poker, no sabe por dónde tiene que empezar. Porque hay falta de información o exceso de información. Son personas muy creativas. Personas con bastante valentía. Con ganas de aprender y mejorar. Con ganas de crecer y con una capacidad de trabajo increíble.

Un ‘gamer’, por ejemplo, le invierte 12 horas al día al juego. Desde afuera, da la impresión de que es algo así como: “Ah, qué suerte. ¡12 horas jugando al FIFA al día! Bueno… Son 12 horas al día, 6 días a la semana, si no 7. Al final todo cansa, pero ellos siguen estando ahí. Son personas que sienten verdadera pasión por lo que hacen. Con los traders, pasa lo mismo. Son personas que dedican a su trabajo muchísimas y muchísimas horas. Entonces son personas con un potencial de trabajo espectacular.

Las diferencias… Bueno, las particularidades de cada una de las actividades. No es lo mismo un trader que tiene mucha información incompleta por parte del mercado, que un jugador de poker que tiene información incompleta porque no sabe con seguridad las manos de los otros jugadores, y también es distinto en los e-sports que si bien la varianza afecta menos, también incide. Y hay que orientarlo más hacia el lado competitivo. Si bien puede parecer que el trading en principio no es igual de competitivo que lo que pueden ser el póquer o los e-sports. En los esports hay equipos. En el trading y en el poker, no hay equipos. Esas serían las diferencias.

Es decir, trading y poker, son juegos más solitarios, los e-sports son juegos en equipo. En los e-sports trabajas para alguien; en el trading y en el poker, sueles trabajar para ti.

En los esports no hay escuelas de aprendizaje como tales, todavía bien desarrolladas. Pero la base es la misma: una persona que se encuentra sola ante una situación, que muchas veces le desborda a nivel emocional y que siente mucho malestar. Pero, al mismo tiempo, son personas con gran capacidad de trabajo, gran capacidad de creatividad y mucha valentía.

Hábitos saludables: claves para el éxito

  • WPD: Otro de los aspectos que vemos como clave en la base de los cursos que ofreces en tu coaching o en la base del método que utilizas con los jugadores, es la creación de hábitos saludables. ¿Dónde encuentras las mayores dificultades para la generación de ese tipo de hábitos? ¿Cuáles serían esos hábitos saludables que necesita adquirir un jugador de poker y qué dificulta que se logre establecerlos en el ámbito del poker de alta competencia?

L: Bueno… Son muchas preguntas, así que voy a desglosarlo. Para mí, las bases del éxito son la disciplina, la constancia y la perseverancia, por supuesto; pero la más importante de las bases para el éxito, es el orden. Si entras a mi página web y miras uno de los cursos, descubrirás que están perfectamente estructurados. A través de casi 7.000 horas de mentoría, al final uno se hace capaz de estructurar información que al principio era muy caótica en su cerebro. A mí me pasa eso, que ya después de tanto tiempo trabajando, puedo organizar muy bien las cosas. Creo que los hábitos son el submundo del orden, porque lo que estás haciendo es establecer un orden en tu vida, a través de una acción, lo cual es muy importante.

La mayor controversia que existe al aplicar un hábito, consiste en no entender el concepto de máximos y mínimos, que trabajo en el primer apartado del mentoring online, de hecho. Los máximos y los mínimos quiere decir que tenemos tendencia a hacer mucho unas temporadas y muy poco en otras. Y esos máximos y mínimos se pueden ver como en la bolsa, a 5, 10 o 15 años, o como en el hacer diario, a microsegundos, incluso. Y esto es habitual.

Es decir, todos terminamos pecando de una forma u otra en esto de los máximos y los mínimos. Yo he estado trabajando durante 10 años y este año estoy con menos carga laboral. Entonces, yo diría que en el momento estoy en un mínimo ¿entiendes?

Pero, al mismo tiempo, durante todos estos 10 años que he estado trabajando muchísimo, había temporadas hasta con 18 clientes, trabajando 13 o 14 horas al día, y temporadas en las que trabaja 2 o 3 horas al día. Entonces, el principal inconveniente en cuanto a alguien a la hora de establecer hábitos, incluidos tú y yo y cualquier ser humano, es que tenemos tendencia a exigirnos demasiado cuando estamos muy motivados y a pedirnos muy poco cuando estamos desmotivados. Entonces, yo siempre enseño que primero no hay que hacer tanto cuando tienes hambre. No tienes que comer tanto cuando estás hambriento, ni tienes que comer tan poco cuando no tienes hambre, porque fíjate que te pasará lo mismo: tendrás períodos de tu vida en los trabajas a full y períodos de tu vida en los que no trabajas nada. Entonces yo busco siempre encontrar un equilibrio. Una vez he trabajado esta parte, lo otro es el procrastinar, la pereza.

El hecho de no entender realmente qué es lo que el hábito te va a aportar. El cerebro está diseñado para pensar a corto plazo. Si pensáramos a largo plazo, como somos conscientes de que vamos a morir, en último término, nadie haría nada. Entonces, cuando establecemos hábitos, yo suelo trabajar siempre máximos y mínimos y suelo trabajar en que se logre entender realmente para qué queremos hacer lo que queremos hacer y encontrar una motivación que trascienda el objetivo y que vaya más hacia la meta, es decir, que trascienda lo que sería la parte física y vaya más a la parte espiritual.

¿Qué quiero decir con esto? Algo muy sencillo. Si yo mañana te pongo a construir un muro, y tu único objetivo es construir un muro, es fácil que te desmotives. Pero si te hago construir un muro para que los niños con cáncer estén mejor, porque hace mucho frío en el pueblo, tienes una motivación que va más allá, ¿se entiende?

Mentoring online de Rodrigo Río Lithany

Construir el muro sería el objetivo, sería el plano físico. Construir el muro para que más personas en una situación concreta vivan mejor, sería la meta. Entonces, cuando establecemos una meta, establecemos máximos y mínimos, cuando entendemos para qué queremos realmente establecer ese objetivo o ese hábito, empezamos a vencer esas limitaciones que habitualmente subyacen. 

Sobre el tipo de hábitos, hay muchísimos. Es decir, está el habitual mindfulnes, están los 9 hábitos, usar el cuaderno de bitácora, la ropa ordenada, todos los que tienes en el curso de rutina para cash o para MTT’s, está el hábito de recordar en la noche tres o más cosas positivas que hayas hecho durante el día, está hacer la cama muchas veces, salir a hacer deporte de manera moderada, alimentación adecuada, descanso adecuado, como serían 7 ú 8 horas de sueño, no trabajar todos los días, aprender a descansar, aprender a variar…

Si tuviera que enumerar dos de ellos y quedarme solo con esos dos, te diría que uno es meditar y el otro acostumbrarse a tener un foco optimista motivacional, es decir, un foco orientado hacia la solución y no hacia el problema. Claro que te podría dejar una lista con 80 o 90 hábitos. El tercero sería la lectura siempre.

  • WPD: Hemos visto en el tiempo reciente, continuos casos de jugadores de poker que manifiestan que quieren tomarse un descanso o, incluso, que hablan de retirarse de la actividad, incluso cuando atraviesan su mejor momento, como en el caso del brasileño Bruno Botteon en los últimos días… ¿Crees que se está llegando a un punto de presión tan alta o de sobrecarga para los jugadores de alta competencia, que podría llevar a hacer el poker inviable?

L: No… Es igual que siempre. Es algo que siempre ha existido, solo que ahora nos damos cuenta porque hay medios que lo informan y un público que sigue el poker. Muchos jugadores de alto renombre empiezan a transmitir ese cansancio, pero es algo que siempre ha estado ahí. Es solo que antes no había coberturas o no había periodistas que siguieran esas noticias. Pero es algo que siempre ha estado allí. De lo contrario, yo no tendría trabajo (risas).

He trabajado con 700 personas, de las cuales, si ves el top 100 de los jugadores de habla hispana, de esos 100, han trabajado conmigo unos 70, oficialmente. Entonces, el tema para mí siempre es el mismo, y es que no es que el poker se haya vuelto más competitivo y más duro. Siempre ha sido competitivo y duro, solo que ahora se están retirando los grandes dinosaurios antiguos, ¿me explico?

WPD: Entendemos eso, pero no solo son los “dinosaurios antiguos” los que vemos que están, ni siquiera retirándose, sino que muchos están hablando de tomarse pausas, de diversificar. Akkari, por ejemplo, en este momento ha sorprendido a la opinión pública con su incursión en los e-sports…

L: Bueno, pero esto es porque han aparecido muchísimas cosas que son más interesantes. Yo tengo muchos de mis chicos que están haciendo trading al mismo tiempo que juegan poker, porque el poker a lo mejor parecía más rentable de lo que parecía el trading ahora. La irrupción de las criptomonedas ha hecho que muchos jugadores de poker, con un nivel de aversión al riesgo casi nula, puedan invertir y ganar grandes sumas de dinero; y la gente va allí. Esto es un movimiento. Es decir, siempre pasa que la gente se mueve de un lugar a otro. Es como el ejemplo de las fresas y las patatas. Si tú y yo plantamos patatas y todo el mundo también las planta, pues el precio del producto baja y nos tendremos que cambiar a plantar otra cosa que tenga mejor precio, digamos fresas. Pero, entonces, todos van a hacer lo mismo y se van a intentar cambiar a plantar fresas. ¿Me explico?

Lo que te quiero decir, es que yo siempre he considerado que no creo que la gente esté desmotivada. Yo creo que la gente siempre está motivada; solo que no se motivan en la dirección que les gustaría.

Esto, explicado de otra manera, podría ser que tú no es que estés desmotivado ahora para llamarme por teléfono y hacerme una entrevista. Es que a lo mejor estás motivado para quedarte en la cama con tu mujer, o para ponerte a jugar con la Play Station. No quiere decir eso que no te apetezca trabajar con Lithany. Es que te apetece más lo otro. Es más divertido (risas). Entonces, creo que estas personas que se quieren tomar un descanso, lo hacen porque ya han exprimido el poker a un nivel interesante. Ya han quedado saciados, a nivel tanto del ego, como profesional y económico, y ven otras líneas de trabajo. La gente que empezó en el poker hace diez años, porque le hacía muchísima ilusión, después de todo ese tiempo, es normal que ahora se quieran ir a los e-sports porque ahora les pica más el gusanillo de ese campo, o porque ven ahí un modelo de negocio interesante.

Pero no creo que tenga que ver tanto con la estructura del poker, que evidentemente ha endurecido, que evidentemente hay muchos más profesionales y en la que evidentemente hay ahora mucha más gente. No es lo mismo llegar a cazar búfalos a un campo virgen, que tener que andar tres días para cazar un búfalo. En el segundo caso nos haríamos veganos al día siguiente, o nos dedicaríamos a la pesca, o empezaríamos a pensar en cazar aves. No es solamente que te desmotives. A la gente le gustan las cosas sencillas, pero al tiempo también le gusta lo que más la rete. En el poker, al día de hoy, hay muchos más jugadores que hace cinco años, y muchos más profesionales entre ese número mayor de jugadores. A mayor alcance, mayor calidad de jugadores, más complicado ganar dinero en las mesas y, al mismo tiempo, más agotador.

No podemos reducirlo a una sola variable. No podemos decir simplemente que el poker se ha endurecido. Es que el poker sí se ha endurecido, pero, además, han aparecido un montón de ofertas que también son muy atractivas. Y luego hay una cosa muy importante… Si tú fueras el mejor jugador de poker del mundo, a ti te daría igual el concepto de endurecer el poker, porque igual vas a seguir siendo el mejor.

Si tú y yo somos los dos mejores jugadores de poker del mundo y nos dicen que se abren quince escuelas para jugadores, pues nos frotamos las manos, porque pensaríamos: “¡Ostras! Esta gente va a traer un montón de gente que va a terminar jugando NL1000 con nosotros y los vamos a pelar, porque no van a ser igual de buenos que nosotros”.

Desconozco los motivos por los que algunos profesionales se toman descansos, pero generalmente suele ser porque has pasado por una mala racha muy larga y estás muy cansado, o porque te das cuenta de que el dinero ya no es una motivación seria y prefieres pasar tiempo con tu familia, o porque te pican más las criptomonedas, o el trading, o los e-sports, o porque con la base económica que tienes prefieres montar otro negocio. Para mí, son oportunidades. Y si bien podemos estar percibiendo que hay muchos jugadores que dicen estar cansados y pensar que el poker a nivel competitivo profesional se ha endurecido mucho, también depende del nivel de esa persona y las condiciones particulares de cada uno de ellos. ¿Me explico?

Canal de YouTube de Rodrigo Lithany

Lithany como coach

  • WPD: En tus palabras, y de una manera muy pedagógica e ilustrativa para nuestros lectores en general, ¿sobre qué está basado tu proyecto de coaching y cómo lo proyectas en la carrera de un jugador?

L: Es muy sencillo. A mí me gusta trabajar sobre el foco, sobre la base; es decir, sobre aquello que va a iluminar el resto o aquello que va a proyectar el resto. Si tú tuvieras una linterna y quisieras iluminar una pared, pero quisieras cambiar la intensidad del foco, trabajarías sobre la linterna. Trabajarías sobre las pilas, trabajarías sobre la bombilla, trabajarías sobre la máquina inicial, que es la que lanza el foco de luz. A mí no me gusta trabajar sobre la pared, ni sobre el haz de luz.

Me gusta más trabajar sobre la base. Entonces yo siempre trabajo sobre el jugador de poker, trabajo sobre su individuo. Porque yo creo que los individuos proyectamos lo que somos en nuestra profesión, en nuestra familia, en nuestro día a día. Entonces, a nivel pedagógico, cuando yo trabajo con la gente, trabajo sobre ellos, para mejorar lo que son ellos y, desde ahí, ver cómo es su nuevo poker.

Yo trabajo en la parte interna para mejorar la parte externa. Es decir, yo trabajo sobre el núcleo para que se modifique la parte de fuera. Si yo tengo una esfera de unas 850 capas, si yo muevo un milímetro en la esfera y le hago una irregularidad en su estructura, en la parte más externa aparecerá una montaña. Una pequeña modificación en el núcleo genera un gran cambio en la parte externa. Si tienes una esfera y es perfecta, pero le haces un agujero, todas sus capas se hundirían. Entonces, lo que es un agujerito muy pequeño en el núcleo, en la parte de afuera es muy grande; pues, será un agujero importante. 

Entonces trabajamos siempre a nivel de cambios orgánicos en el individuo, para que lo que este individuo proyecta en su día a día y en el poker, se modifique. Porque me da igual que tú consigas gestionar el ‘tilt’ en el poker, si luego vas a terminar ‘tiltado’ con tu coche. Porque el problema de base, entonces, seguirá estando ahí. Por eso es importante trabajar en la persona. Entonces, mi curso online, por ejemplo, trabaja sobre el individuo, no sobre la profesión del individuo. La profesión del individuo se usa para poner ejemplos, para nada más. 

  • WPD: En todo tu proceso de acompañamiento a tan numerosas personas, deben haber surgido algunas anécdotas o un par de buenas historias que nos puedas compartir…

L: No sabría decirte, la verdad. Historias que para mí pueden ser buenas anécdotas, para un lector pueden ser muy aburridas. Te puedo hablar de personas que venían con un desorden inicial increíble y el hecho de haber encontrado en un momento la frase exacta, en el punto exacto, permite que entiendan que el orden es más positivo para su vida que el desorden. Algunos pensaban que no, que organizarse ocupaba mucho tiempo. Así tuve un cliente en concreto que consideraba que dedicarle un tiempo a estructurar su vida era muy costoso y demandaba mucho tiempo y por eso no lo hacía. Hasta que descubrió que si invertía una hora en estas labores, lograba progresos que después le ahorraban hasta 200 horas, para darte una idea. Para mí esa es una muy buena anécdota, porque un problema que parecía muy complicado, lo resolvimos en 30 minutos de llamada por teléfono.

Mi trabajo está ligado al lado oscuro de las personas, o más bien a su lado menos iluminado, entonces no suele haber anécdotas divertidas, ni cosas por el estilo.

Algo muy común, que pasa con muchísimos clientes, es que tenga contacto con ellos ya un par de años después del coaching y encuentre palabras llenas de agradecimiento. Es muy común que termines de trabajar con alguien y parezca que la cosa ni fu ni fa… Le has ayudado a esa persona, sabes que sí le ha servido. Él se va muy contento, pero tú ves que es una persona que tiene mucho más potencial. Al cabo de dos años te llama esa persona y te cuenta cómo ha mejorado, cómo creció, cómo le empezó a gustar todo esto y empezó a dedicarle tiempo. Es muy normal que la gente necesite un tiempo para darse cuenta realmente de los cambios.

Hay muchos clientes que han trabajado conmigo y han cambiado muchísimo; pero no se han dado cuenta ellos hasta que ha pasado mucho tiempo y han mirado atrás y han dicho ‘¡wow!’ Es algo bastante frecuente y para mí es lo más bonito: ver cómo alguien viene, se va, no se ha visto crecer a sí mismo en el proceso, aunque sabe que ha crecido, porque gestiona mucho mejor las situaciones, tiene mejores hábitos, pero el cambio real tiene lugar recién cuando han pasado cinco años de haber trabajado conmigo y miran hacia atrás y ven dónde estaban y a dónde han llegado y se dan cuenta de que entre un punto y el otro hay un auténtico mundo, y eso es lo bonito, realmente.

Es el típico ejemplo de cambiar la dirección de viaje de un barco. Si yo lanzo un barco al mar en una dirección determinada, no es lo mismo que si le cambio tan solo un grado al momento de hacerlo. Si en vez de lanzarlo en dirección 37 grados norte, lo lanzo en dirección 38 grados norte, tú sabes que no va a terminar en el mismo sitio, ni en uno siquiera parecido. Con una pequeña variación de un solo grado, que no parece ser nada en principio, cuando llevas un recorrido acumulado de 100.000 kilómetros, tu rumbo puede hacer que llegues a Canadá, en lugar de estar, que sé yo, en la Patagonia.

Creo que lo más anecdótico entonces es siempre eso: cómo la gente me contacta pasados 2, 3 ó 4 años y me escriben cartas larguísimas de agradecimiento, con las que te das cuenta de que esa persona realmente se ha hecho consciente del crecimiento, porque ahora es demasiado evidente. Madres agradeciendo, parejas agradeciendo, es algo muy habitual.

Lithany Mentalidad Ganadora

Mentalidad ganadora

  • WPD: Perfecto, Rodrigo. Ahí terminaron nuestras preguntas. Queremos dejarte el espacio de cierre para algo que quieras agregar o una invitación al público para que se acerque a conocer tu programa de trabajo en coaching o si quieres hablarnos de cómo visualizas a futuro la labor que estás haciendo…

L: Siempre he pensado que de nada vale el conocimiento técnico que tengas, si no tienes conocimiento mental. Mi curso enseña la mentalidad ganadora, que básicamente busca eso mismo, que es crear personas capaces de alcanzar el éxito, sea lo que sea que el éxito signifique para ellas y como sea que lo quieran conseguir. Lo que buscamos siempre es lo mismo, es entender que si yo meto a un mono en un Ferrari, no va a ganar el título de mejor conductor del mundo en un 600. No lo va a ganar. Es imposible. Entonces, el conocimiento técnico hace referencia al vehículo, pero la mentalidad que trabajas hace referencia al piloto. Si bien, es importante el coche que conduzcas, es mucho más importante el tipo de conductor que lo lleve. 

Entonces, quiero animar a la gente a que conozca mi programa de trabajo. En mi canal de YouTube hay mucho contenido gratuito, especialmente relacionado con poker. Puede haber unas 60 o 70 horas de material sobre poker, gratuito, tratando el tema de la mentalidad.

También está la formación online que siempre es muy útil para aquellas personas que se quieren formar a su ritmo. En todos mis cursos hay ‘happy money’: si no te gusta el curso, te retorno el dinero. Pero lo ves, eso sí. Si lo has visto y no te ha llenado, no te ha enriquecido, no te ha gustado, pues te devuelvo el dinero. Y luego está el hecho de que doy cobertura 24/7. Tengo que dormir. Lo siento (risas). Por ahora soy humano y de momento aún duermo, pero si alguien tiene una duda o alguna historia, puede escribirme, puede enviarme un mensaje en Whatsapp, puede dejarme sus preguntas a través del correo electrónico o las redes sociales y yo siempre respondo a todo el mundo.

Entonces, pues invito a la gente a que se meta un poco a nuestro canal de YouTube: Lithany, que nos visiten en IG: @lithany.coach en Twitter: @Lithany porque ahí es donde siempre comparto todos los días una pequeña reflexión, que es muy cortita, muy escueta; pero que permite a la gente un poco seguir conectada.

Que trabajen de manera directa la mentalidad y poco a poco se pueda ir generando esa hambre, o esas ganas de mejorar en esa parte que es tan importante para ser feliz. Aquí todos queremos ser felices pero, a la hora de trabajar para eso, trabajamos poco.

WPD: Nos surge una última pregunta. Todas estas labores las realizas tú mismo, o trabajas con algún equipo de apoyo.

L: ‘Alone’. Estoy solo completamente (risas). Soy un temerario de la vida. Bueno, me han hecho una página web. Un chico que conocí, un cliente, se encargó de hacerla. La retoco yo. He hecho de diseñador web. Los videos los he montado yo, los he grabado yo, los he producido yo, los vendo yo. El ‘marketing’ lo hago yo. Los tweets los pongo yo. El estudio lo hago yo. Lo hago todo yo. Me gusta lo que hago. Me parece divertido.

Agradecemos a Lithany el tiempo dedicado a esta entrevista e invitamos a todos los jugadores de póker a explorar su portafolio de servicios para todas las disciplinas.

¿Quieres jugar póker online? Escríbenos un mensaje y conoce las ventajas de nuestro servicio de afiliados. ¡Estamos online los siete días de la semana!

  • Promociones privadas.
  • Tratos VIP de rakeback.
  • Historiales de manos gratuitos.
  • Soporte profesional siete días a la semana.

Contáctanos para empezar a jugar ahora mismo:

Telegram@Juan_WPD

WhatsAppContacto

SkypeContacto

Email[email protected]

Síguenos en Twitter y Telegram para estar al tanto de todas las noticias EV+ que publicamos

Vargoso 23.03.21
  • Comentarios (0)
или зарегистрируйтесь, чтобы оставлять комментарии.
Mejor Trato
Estados Unidos Estados Unidos

Important Update:
Privacy Policy (GDPR) and T&C

Mostrar más Aceptar los términos