Una cara de poker evitaría más contagios que la desinfección de superficies

Autor
Vargoso
Publicado
10/2/2021
Actualizado
10/2/2021

Aunque no puede descartarse de plano el riesgo de contagio por contacto con superficies contaminadas con el virus, diversas pruebas y estudios científicos demuestran que la incidencia de este factor en la propagación del Covid-19 es muy baja en proporción a los casos que se generan por el intercambio de aerosoles o fluidos dispersos en el aire. Mantener el uso de mascarillas y el adecuado distanciamiento, bastarían para estar a salvo de exposición en las mesas.

Experimento-Poker-Covid19

Escrito por: Jorge Mario Loaiza

No hay cartas marcadas para la transmisión del virus

Desde que se empezó a hablar de los protocolos de bioseguridad necesarios para la reapertura de las salas de poker y casinos en medio de la nueva normalidad impuesta por la pandemia de Covid-19 que atraviesa el planeta, uno de los temas más recurrentes en lo que a situaciones de riesgo de contagio para visitantes y trabajadores de este tipo de recintos, fue el uso común entre ellos de elementos como barajas, fichas y demás superficies que podrían mantener presencia del virus y transmitirlo; según se pensó en principio como un alto factor de exposición.

Sin embargo, estudios científicos como los presididos por el microbiólogo estadounidense Emanuel Goldman, desde la Facultad de Medicina de Rutgers New Jersey, en Newark; han terminado por casi desestimar el riesgo de que haya transmisión del coronavirus por contacto con superficies contaminadas por presencia del SARS-C0V-2; llegando a afirmar que este tipo de casos se habrán presentado en un máximo de 5 entre 10.000. 

Al respecto puede consultarse con detalle el análisis que hizo el sitio web ‘Nature.com’ sobre las pruebas hechas por Goldman, en el que se recuerda que luego de las medidas que se tomaban en los primeros meses de expansión de la pandemia por recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre las que se incluía casi en tono de alarma la constante desinfección de superficies como pomos de puertas, ordenadores, dispositivos electrónicos, botones de ascensores y demás, ahora las conclusiones de los científicos, entre los que podemos incluir también a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, han ido concluyendo cada vez con más certezas, que esta ruta no es “la forma principal de propagación del virus”.

Esto no quiere decir, tampoco, que no sean necesarios los cuidados que se toman en cuanto a desinfección de elementos como fichas y barajas, o que se tengan adecuados protocolos de esterilización de ropa y calzado de los jugadores y visitantes de una sala de poker o un casino. Por bajo que sea el riesgo de un potencial contagio por esta vía, hay que ejecutar los procedimientos de rigor para poder desvirtuarlo por completo. Está comprobado que en casos de alta carga viral, que son notoriamente esporádicos, pero existen, sí puede haber una transmisión del virus a través de elementos metálicos, plásticos o similares (las hojas de un libro, una tarjeta electrónica, etc).

Pero el cambio de perspectiva al que obligan los estudios de Goldman y similares, es a reforzar con absoluta prioridad, los riesgos de contaminación del aire con aerosoles y fluidos provenientes de pacientes activos del virus, incluso en el caso de ser asintomáticos; que pueden propagarse con una alta probabilidad de convertirse en un verdadero factor de exposición en lugares con poca ventilación o mala circulación del aire.

Un viejo experimento, desempolvado de los archivos

En la misma línea de la conclusión que orienta el desarrollo de este artículo, en días recientes se ha vuelto a considerar la demostración respecto a la poca incidencia del contacto con superficies contaminadas en la transmisión de virus que se dio con estudios científicos de la Universidad de Wisconsin. En 1987, éstos decidieron convocar un grupo de voluntarios, a los que dividieron en grupos para estudiar con ellos qué tanto podía incidir el contacto con superficies contaminadas a la hora de contraer el rinovirus, causante del resfriado común, al que fueron expuestos hasta adquirirlo uno de los grupos de voluntarios que se sometieron a la prueba.

Valiéndose de una partida de poker de 12 horas de duración, lo cual resulta toda una curiosidad para quienes nos apasionamos por dicha disciplina, los científicos trataron de ver cómo se expandía el virus si personas que estaban sanas tocaban las mismas cartas y fichas que fueran contaminadas por aquellas que ya habían sido infectadas por el rinovirus.

Entre los voluntarios libres del virus, algunos recibieron la indicación de tocar continuamente las fichas y barajas, y luego llevarse las manos a la cara, para ver si esto favorecía su contagio; mientras que a otros se les impidió que sus manos contactaran los elementos de juego y tampoco tuvieron como tocarse el rostro con las manos.

Los resultados no mostraron una gran diferencia entre el número de contagiados por el rinovirus entre los que manipularon los elementos de juego y se tocaron el rostro, y aquellos que fueron inhabilitados para ambas acciones. Incluso, hubo una ligera superioridad de contagios en el grupo de los que no se expusieron al contacto con las superficies contaminadas. Esto llevó a los científicos a pensar que el vector de contagio del rinovirus estaba en el aire y no en las superficies.

Lo comprobarían con certeza aún mayor, cuando programaron un par de nuevas partidas de poker, pero previamente aislaron a aquellos voluntarios de su estudio que aún no contraían el rinovirus y dejaron en contienda a los que ya habían adquirido la infección, con la instrucción especial de que tosieran sobre los elementos de juego, de modo que, supuestamente, la carga viral tendría que impregnarlos. Luego iniciaron la partida entre los que estaban libres del rinovirus, con los mismos elementos que se habían contaminado. Al final de la sesión, ninguno de los que estaba sano presentó síntomas de resfriado

Vale la pena mencionar que la revista Nature considera que dichos estudios no se consideran suficientes debido a la tasa de mortalidad del SARS-CoV-2.

Más mascarillas, acrílico y distanciamiento; que alcohol y desinfectantes

Normas de seguridad implementadas en clubes de Colombia

De este modo, el imperativo 1A en la implementación de medidas de protección en el aspecto de bioseguridad, para quienes decidan frecuentar nuevamente las salas de poker y los casinos, es considerar todas las formas de riesgo de contacto con el virus por vía nasal y oral, a través de los ya mencionados aerosoles, que tienen facilidad para instalarse en las mucosas de las personas, donde el virus puede incubarse para iniciar su reproducción.

En ese orden de ideas, el uso de elementos como las mascarillas o tapabocas, constituye una medida imprescindible, mucho más pertinente que los baños de amonio cuaternario a nuestro vestuario y calzado. A esa prenda de protección, hay que acompañarla con la instalación de separaciones acrílicas o cubículos, que reduzcan el potencial intercambio de aerosoles o partículas aéreas entre los jugadores y los dealers; y la generación de zonas seguras, con buen distanciamiento, para el consumo de bebidas y alimentos.

Un poco de lo que hemos visto

En ese sentido, ya se ha evidenciado con eventos como la reciente parada del World Poker Tour (WPT) integrada al Lucky Hearts Poker Open (LHPO), que tuvo lugar en el Seminole Hard Rock Casino & Hotel, de Hollywood, Florida; que pueden realizarse nuevamente competencias masivas de poker, sin que esto trascienda en una sobreexposición a contagios, si la organización y los jugadores mismos saben garantizar las medidas de bioseguridad necesarias en las mesas.

En el plano regional, desde la perspectiva que presenciamos en particular de la reactivación, en el circuito de Colombia, el país en el que resido; se han notado los esfuerzos de los principales clubes y casinos que convocan a la comunidad del poker a eventos en los que puedan sentirse protegidos frente a una eventual exposición al virus.

Aún así, es inevitable reconocer que situaciones como el consumo de alimentos, los descuidos esporádicos de un jugador o un empleado de la sala en cuanto a medidas como el uso de las mascarillas y la utilización de áreas comunes como los baños, seguirán representando un mínimo riesgo de adquisición del virus, que no puede dejar de ser considerado.

Ventajas de nuestro servicio de afiliados:

  • Trato de rakeback VIP;
  • Historiales de manos.

Contáctanos para obtener un trato exclusivo y empezar a jugar ahora:

Have a question? Contact us:
Juan Manager Wpd Es
Juan David
Online
España y América Latina
Posts relacionados