Logo
Contenidos

Meditación: combatiendo el tilt de manera científica

Autor
Vargoso
Publicado
11/1/2019
Actualizado
22/2/2022

Hola chicos, Longa aquí!

73be7628f3d74de6a2a1d55cf6615322

He tenido poco tiempo para escribir por fuera de Facebook, sin embargo, quería compartir en WPD algo que ha mejorado en gran medida mi calidad de vida, me ha ayudado a manejar el estrés, y ha incrementado significativamente mi nivel de felicidad. Estoy hablando de algo totalmente legal y sin drogas: meditación.

Primero que todo, quiero decir que no soy una persona inclinada por lo esotérico, la medicina tradicional, o a cosas sin sustento científico. Considero que estas últimas son solo formas de sacar dinero de personas que afrontan situaciones difíciles en sus vidas. En otras palabras, soy racional y escéptico.

La meditación es una técnica de desconectarse del flujo de pensamientos, lo cual da gran descanso en poco tiempo, y consecuentemente incrementa el nivel de la llamada “hormona de la felicidad”, elevando a su vez la calma, la calidad del sueño, el control del tilt, y puede incluso llevar a reducir el consumo de alcohol, entre otras cosas.

Esta correlación se ha comprobado de manera científica. Siendo estrictos, la meditación no es una habilidad que requiera esfuerzo y no es una verdad sagrada. Lo único que requiere entrenamiento en la meditación es la creación de hábitos y la constancia, de lo cual hablaremos luego.

Para quienes gusten de contrastar los hechos (y creo que ese es el camino), aquí tienen un enlace a la investigación.

Voy a empezar primero con mi experiencia personal y sus antecedentes.

Ataques de pánico, tilt, solo eso

Jugué póker de manera profesional durante 7 años antes de dedicarme tiempo completo a WPD.

El póker estaba consumiendo mucha fuerza y energía, literalmente estaba succionando mi vida. Con el tiempo, se convirtió en un karma diario. Una situación clásica en la que las ganancias habían dejado de incrementar el nivel subjetivo de felicidad y las pérdidas destruían el día. Esto multiplicado por downswings y downswings. Creo que muchos de ustedes saben de que estoy hablando. Durante este tiempo hubo muchos ratones rotos, luego monitores, y al final habitaciones enteras :)

Calmaba mis emociones negativas con el alcohol, lo cual durante un corto periodo de tiempo me daba calma y naturalmente me inundaba de estrés posteriormente.

En cierto momento, el nerviosismo constante se convirtió en un estado crónico de ansiedad, para luego convertirse en ataques de pánico.

No profundizaré en los AP. Quienes los han sufrido, tienen una idea de los síntomas. Y para quienes no, solo me limitaré a decir que estos son ataques de pánico incontrolado como consecuencia de un nivel bajo de serotonina en el cerebro y suyo trasfondo es un desorden de ansiedad. En resumen, nada placentero.

Deje de jugar, casi no comía, y me tiraba en el sofá durante días. Esto sucedió durante un mes. Era difícil incluso bañarme, y no dejaba la habitación durante tres días seguidos.

Entonces, de una manera totalmente aleatoria, un amigo que sabía de mi condición me recomendó a un mentor en meditación trascendental. No estaba en la posición de resistirme a nada, por lo que al siguiente día fui al otro lado de la ciudad para la primera lección, lo cual de hecho ya parecía un gran logro en sí. 

Tan pronto como Nicholas me vio (no recuerdo su nombre, pero vamos a llamarlo así), me dijo inmediatamente:

- “Se por lo que estás pasando. No te preocupes, pasará”

Durante media hora, vi una película sobre el fundador de la MT — maestro Maharishi, un hombre bardado indio, una mezcla entre Osho y Charles Manson. La película no me pareció gran cosa.

 

Pues, como seguramente sabrás, los tipos indios barbudos no son mejores que nuestros síquicos o sectas. Y la escena en sí — estaba sentado en una silla frente a un profesor mágico, lo cual no me inspiraba confianza y de hecho causó un ataque de pánico.

Después de terminar la primera parte, Nicholas se sentó al frente mío, describió los conceptos básicos de “sumergirse en un momento sin pensamientos”, autocontrol, atención, y control. Luego me dio un mantra personal — una palabra con cierto significado (como un código QR personal) y me acompañó durante una sesión de 20 minutos de meditación guiada. Es en este momento en el que el guía está contigo y te ayuda “a manejar el viaje”.

Durante algunos minutos, recité obedientemente el abracadabra que me habían dado, y de repente empecé a sentir algunas sensaciones extrañas. El mantra empezó a disolverse (se que este suena loco, sí). En algunas ocasiones llegaba a extraños momentos de medio-sueño, rachas de euforia, y con mis ojos cerrados sentía una inmensa sensación de nada, estando al mismo tiempo en un estado de calma y foco.

En resumen, es difícil describir la experiencia. Cuando la sesión terminó, abrí mis ojos, discutimos el primer “viaje” y acordamos tener una segunda sesión al siguiente día.

Salí del edificio de la escuela, me subí a un taxi, y tan increíble como pueda sonar, nunca volví a experimentar un ataque de pánico. Totalmente cierto.

Dentro mío todo estaba en calma y mesurado. Los movimientos se hicieron suaves, la concentración se hizo mayor. Algo así como el efecto del Fenilpiracetam con el Fenibut.

En la siguiente semana complete el curso completo de Maharishi y el siguiente mes estaba meditando 2 veces al día durante 20 minutos. El tilt se fue completamente. Disfrutaba cada mano, como una bajada en las pistas de patinaje, veía vídeos de entrenamiento, y para resumirlo en pocas palabras — volví a la vida. Esto también se vio reflejado en los resultados, me fui a vivir a Tailandia en vez de la Kiev cubierta de nieve.

Seré honesto, la meditación no se convirtió en mi rutina de higiene para el cerebro, algo como lavarse los dientes; solo lo hacía durante los momentos de estrés. Y siempre recordaba el mantra y podía irme rápidamente y meditar. Y cada vez los efectos positivos eran tan claros que siempre decía — ¿por qué no convierto de la meditación algo constante?

Comprendí la respuesta luego _ los efectos de la meditación son amplificados por una practica regular, y para esto se requiere la formación de un habito. Y la vida tiende a llenarse de tantas cosas que solemos olvidarnos de lo elemental.

Las buenas noticias, y lo que motivo este artículo, es que aprender un hábito se ha vuelto mucho más fácil. Incluso para quienes no tengan la oportunidad de tomar un curso de MT.

Aplicación HeadSpace

Encontré en internet algunas reseñas extrañas de una aplicación llamada HeadSpace, creada por un profeta de la meditación — Andy Puddicombe.

Combatiendo la procrastinación y cerrando las aplicaciones asiáticas, finalmente me decidí a probar las aplicaciones de meditación.

Lo primero que capturó mi atención fue una interfaz de usuario muy bien diseñada (en las cuales soy un gran nerd).

El entrenamiento consiste en visualizar pensamientos, caricaturas divertidas, explicaciones, y sesiones guiadas por audio.

La aplicación envía recordatorios para tener sesiones de 5 minutos cada cierto tiempo, lo cual es ideal para ser combinado con juegos de póker (en MTT puedes incluso meditar durante los descansos sincronizados) y trabajar. Todo lo que necesitas es tener 5-10 minutos, y un teléfono.

Adicional a las sesiones diarias, hay sesiones temáticas — para mejorar la calidad del sueño, combatir la ansiedad, etc.

Lo más importante que HeadSpace me dio fue la creación de un hábito. Siempre tengo un teléfono a la mano. En la mañana cuando me levanto, me baño, y antes de desayunar me siento durante 5-10 minutos en una silla. Esto se convirtió en una rutina.

Empecé a experimentar los efectos a largo plazo después de dos semanas de meditación. He aquí algunos de ellos

Creatividad — solía escribir blogs, música, poesía. Con el tiempo, 15 horas de trabajo de diario ya no permitieron seguirlo haciendo. Además de volver a sentir el deseo de escribir, volví a sentir gran interés por la música y compré una guitarra.

Alcohol — deje de consumir alcohol para no aburrirme y superar el estrés, pues al final del día no necesitaba ningún tipo de sedación. Esto lo logré con una sesión de HeadSpace.

Ansiedad — la meditación tiene un efecto comprobado sobre los niveles de la hormona y neurotransmisor Serotonina, el cual reduce la concentración de cortisol, adrenalina, y en general la ansiedad.

Manejo de la ira — algo muy popular en América. Siendo más consciente, los disparadores para la ira son muy fáciles de reconocer y controlar.

Sueño y jet lag – vuelo con frecuencia y hace poco empecé a sufrir de jet lag (una condición en la cual tu cuerpo continúa viviendo en el reloj de tu país de origen). Normalmente tomaba melatonina, lo cual ahora reemplace con meditación antes de dormir.

La aplicación solo está disponible en inglés, por lo cual si esto no es lo tuyo, te recomiendo buscar un curso de Meditación Trascendental en tu ciudad; es una inversión de la que según mi experiencia, no te arrepentirás.

Si tienes alguna pregunta, siempre estaré feliz de ayudar. Escríbeme en Facebook o en Telegram @iamlonga (inglés).

Amor, viajes y consciencia!

Longa